El futuro de las hidroeléctricas

Aconcagua pide actualizar marco regulatorio y relicitar las represas del Comahue

La concesionaria de Planicie Banderita reclamó una relicitación de las represas y pidió volver a incentivar el largo plazo, viabilizar proyectos y poder financiarlos.

Aconcagua pide actualizar marco regulatorio y relicitar las represas del Comahue
"No se puede estar prorrogando las concesiones cada dos meses porque en esta industria es fundamental la previsibilidad", dijo Mariana Shoua, CEO de Aconcagua Energía Generación.
"No se puede estar prorrogando las concesiones cada dos meses porque en esta industria es fundamental la previsibilidad", dijo Mariana Shoua, CEO de Aconcagua Energía Generación.

Las empresas que tienen a su cargo las represas del Comahue perciben que la situación contractual ingresó en “un limbo” que demandará diálogo político y claridad técnica para llevar adelante un proceso que ofrezca una continuidad de largo plazo a las concesiones vencidas en 2023 y que se vienen prorrogando periódicamente.

Ante ese estado de indefinición por parte del Estado nacional, Mariana Shoua, CEO de Aconcagua Energía Generación, sumó su voz al ya largo debate en favor de volver a licitar las represas, para lo cual consideró prioritario actualizar el marco regulatorio y permitir a los operadores avanzar con contratos de largo plazo con privados.

El Grupo Aconcagua tiene a su cargo la concesión de la represa Planicie Banderita, sobre el Río Neuquén, a partir de la reciente adquisición de la totalidad del paquete accionario de Orazul Argentina, cuya CEO era precisamente la misma Shoua.

Las represas del Comahue fueron privatizadas en 1993 por 30 años y el plazo de las concesiones vencieron en agosto del año pasado. Alicurá es controlada por la estadounidense AES, El Chocón-Arroyito la opera la italiana Enel y Piedra del Águila lo hace Central Puerto.

A mediados de mayo, la Secretaría de Energía a cargo de Eduardo Rodríguez Chirillo prorrogó nuevamente las concesiones de las cuatro represas hidroeléctricas sobre el río Limay en las provincias de Neuquén y Río Negro.

Las concesiones caídas vencían el 19 de marzo y fueron prorrogadas hasta el 19 de mayo, a excepción de Piedra del Águila que se extendió hasta el 28 de junio, es decir que en días el Gobierno nacional debería dar cuenta de una nueva prórroga o dar a conocer una decisión sobre el futuro de las mismas.

Shoua señaló que el sistema debe avanzar en una transición desde un esquema fuertemente administrado de los últimos 20 años “a la mayor apertura posible”, luego de valorar la experiencia de liberalización del mercado de la década del 90 cuando el Estado se apartó de la gestión de las represas, entre muchos otros activos energéticos.

La CEO de Aconcagua Energía Generación cuestionó la evolución “al actual sistema fuertemente administrado en el que el generador no puede vender su energía libremente a la industria, ni comprar su propio combustible”.

“Tenemos que volver a mercados competitivos como solución a los problemas actuales, y recrear las condiciones que en los 90 permitieron pasar de un costo de US$ 60 a US$ 25 el Mwh en menos de un año, simplemente porque por entonces los generadores trataban de mejorar su eficiencia”, explicó Shoua en un reciente evento del sector energético.

En ese sentido, amplió que es necesario “dar la libertad a los generadores, volver a incentivar el largo plazo, para viabilizar proyectos y poder financiarlos en un esquema en el cual los privados son más flexibles y eficientes”.

“Tenemos que volver a mercados competitivos como solución a los problemas actuales". Mariana Shoua, CEO de Aconcagua Energía Generación.

En ese planteo de generar el marco para dar seguridad energética al sistema y un menor costo como parte de un mercado totalmente competitivo, Shoua insistió en que “no se puede estar prorrogando las concesiones cada dos meses porque en esta industria es fundamental la previsibilidad, y en el caso de las hidroeléctricas no la tenemos pese a estar hablando de activos estratégicos”.

“Los privados estamos en condiciones de hacernos cargo de las concesiones en una nueva licitación de manera más eficiente que el estado como quedó demostrado en estos 30 años", manifestó la referente del Grupo Aconcagua.

"Relicitar es la mejor opción, pero hace falta cambiar el marco regulatorio porque hoy (con la actual normativa vigente) es imposible, hay un camino previo de normalizar para poder renovar las concesiones y no creemos que vaya a suceder en el cortísimo plazo”, expresó.

De esta manera, hizo referencia a la propuesta de las compañías al actual gobierno de otorgar una prórroga de al menos un año a las concesiones vencidas durante el cual poder revisar las estructuras normativas de una próxima licitación.

La potencia nominal instalada en cada central es de 1.050 MW en Alicurá; 127,8 MW en El Chocón y 1.290 MW en Arroyito y 472 MW en Planicie Banderita. Mientras que Piedra del Águila alcanza 1.440 MW.

La Central Hidroeléctrica Planicie Banderita, está equipada con dos turbinas tipo Francis de eje vertical, con una potencia de 229 Mw cada una, una potencia total instalada de 450 Mw y una capacidad de generación media anual de 1.510 Gwh.

En el caso de Aconcagua, la compañía además de gestionar la represa continúa operando la Central Térmica de Alto Valle, con la construcción de dos parques solares en la provincia de Mendoza, y está evaluando proyectos en todas las provincias donde está presente.

Te puede interesar
Últimas noticias