Proyecto Andes

YPF cerró la recepción de propuestas con más de 60 empresas interesadas en sus áreas convencionales

La compañía no dio lugar a las prórrogas solicitadas y ahora se dedicará al análisis técnico y económico para llegar a los acuerdos de traspaso.

YPF cerró la recepción de propuestas con más de 60 empresas interesadas en sus áreas convencionales
La empresa de energía controlada por el Estado nacional acelera su plan de desinversión en campos maduros.
La empresa de energía controlada por el Estado nacional acelera su plan de desinversión en campos maduros.

El Proyecto Andes de YPF, que impulsa la gestión de su CEO y Presidente Horacio Marin, entró hoy viernes en una nueva etapa al vencer el plazo dado a las compañías interesadas en ofertar por las 55 áreas convencionales que compañía nacional decidió su desprendimiento.

Fuentes de la compañía aseguraron a Mejor Energía que se recibieron propuestas de más de 60 empresas, que ahora pasan a un comité de evaluación para analizar los aspectos técnicos y económicos. Como se esperaba, son compañías independientes de pequeño y mediano porte, locales y del exterior, que se consideran en condición es de poder dar un mejor gerenciamiento a estas áreas convencionales ubicadas en distintos puntos del país.

Además de decidir concentrar su poderío en Vaca Muerta, la idea de YPF es poder incentivar la conformación de un nuevo ecosistema petrolero más allá del no convencional con empresas que cuentan con una estructura más flexible, de costos más acotados para encarar de mejor manera un conjunto de áreas con potencial de desarrollo.

Tras el lanzamiento a fines de abril, y luego de un road show por las ciudades de Buenos Aires, Houston y Calgari, el Proyecto Andes prevé la cesión del 100% de participación en grupos de concesiones de explotación convencional en las provincias de Mendoza, Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Por ese conjunto de áreas, por las cuales YPF espera sumar una liquidez adicional para este año de US$ 800 millones, por el desprendimiento de activos que representan el 1% del EBITDA de la compañía y que le demanda una inversión de US$ 1000 millones al año.

Horacio Marín está decidido a reestructurar YPF con el Plan 4x4.

El potencial del portfolio ofrecido

En producción de petróleo, esas áreas ofrecidas al mercado alcanzan los 90.000 barriles diarios, que si bien era una cifra significativa para el portfolio de cualquier empresa local, YPF prevé que podrá suplantar por crudo no convencional en los próximos ocho meses. Y apunta a crecer en el mediano y largo plazo, con proyectos netamente de exportación como Vaca Muerta Sur.

Es decir, las estimaciones del equipo que acompaña a Marin son que en el primer bimestre de 2025 esa producción ya estará suplantada, en la medida que se vayan habilitando las ampliaciones de la capacidad de transporte, en particular del sistema de Oleoductos del Valle (Oldelval).

El próximo hito de la obra de Oldelval permitirá en diciembre de 2024, sumar 12.000 m3/d y en el primer trimestre 2025 los 26.000 m3/d finales, aunque no significará el cierre de la operatoria, ya que la compañía decidió avanzar meses atrás en el proyecto Triplicar

Uno de los ejes centrales del plan de Marin para el desarrollo de la compañía es avanzar en la búsqueda de optimización de su portafolio de áreas convencionales en el marco del plan aprobado por el Directorio el 29 de febrero de este año.

YPF comprometió desde el inició un diálogo abierto con todos los actores involucrados, en especial con los gobernadores y sindicatos, buscando las mejores alternativas para garantizar los puestos de trabajo durante la transición y contribuir al desarrollo local.

Los "clústers" de campos maduros

La compañía designó al Banco Santander como encargado de la gestión de este proceso. Para lograr un mejor resultado, las áreas convencionales se agruparon en diferentes clusters que comprenden las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut y Tierra del Fuego.

A su vez, YPF optimizará su inversión al concentrase en aquellas áreas convencionales y no convencionales que generen mayor valor para la compañía y sus accionistas, recortando su portfolio a un perfil más acorde a su escala -es la mayor empresa de energía del país-.

Los grandes clusters fueron identificados como Mendoza Norte, Mendoza Sur y Llancanelo, en la provincia cuyana; Neuquén Norte y Neuquén Sur en Neuquén; Punta Barda y Estación Fernández Oro en Río Negro; y se suma en Chubut los clústers El Trébol-Escalante -que cuenta con la posibilidad de abordar el tight gas en el tope de la formación Pozo D-129-, su participción en El Tordillo-La Tapera (que opera Tecpetrol), Campamento Central-Cañadón Perdido, (donde tiene sociedad con Enap).

El proceso continuará con todas las etapas previstas de negociación, empresa por empresa, hasta que se alcancen los acuerdos finales con las distintas jurisdicciones, las que en definitiva deberán aprobar el traspaso de manos de las concesiones. En esta instancia, las interesadas en asumir los bloques deberán en algunos casos negociar con las provincias las condiciones de extensión de derechos que vencen entre 2027 y 2029, para darle certidumbre a las inversiones.

De la misma manera se aborda la operación de clean exit a la que aspira YPF, es decir que se deberán hacer cargo de cualquier tipo de pasivo que pudiera haber en los clústers.

Todo el detalle de los pasivos productivos, laborales y ambientales derivados de las concesiones es lo que en definitiva permitirá poner el valor final a cada uno de los activos, ya que las nuevas operadoras se llevan tanto todos los derechos como las obligaciones.

Te puede interesar
Últimas noticias