Incentivo a inversiones

Minería: los proveedores locales respaldan el RIGI en la medida que asegure mayor crecimiento

Desde la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM) consideran que la ley de Bases es clave, pero también es fundamental asegurar la mayor cantidad de provisión local a través de proveedores de bienes y servicios locales.

Minería: los proveedores locales respaldan el RIGI en la medida que asegure mayor crecimiento
La industria minera estima hacia el 2030 inversiones cercanas a los 25.000 millones de dólares.
La industria minera estima hacia el 2030 inversiones cercanas a los 25.000 millones de dólares.

La Cámara Argentina de Proveedores Mineros (CAPMIN) expresó su respaldo al Régimen de Incentivos para Grandes Inversiones (RIGI) "en lo que respecta a la actividad minera", incluido en la Ley Bases que actualmente se debate en el Senado.

"La Argentina tiene un gran potencial para la producción de recursos minerales que sólo podrá hacerse realidad mediante un adecuado régimen de incentivo a las inversiones tanto en proyectos actuales como nuevos", señaló.

A través de un comunicado, la CAPMIN afirmó que "los proveedores mineros estamos presentes en todo el territorio nacional y hemos demostrado que podemos alcanzar los mayores estándares de calidad y confiabilidad, como lo atestiguan no sólo nuestros clientes locales sino también quienes requieren nuestros productos y servicios, incluidos nuestros bienes de capital, en América Latina y el mundo".

"Sin desarrollo minero no hay ningún encadenamiento industrial y de servicios posible. Es por esto que consideramos imprescindible la aprobación del RIGI", aclararon las empresas que integran la Cámara.

La postura de la CAPMIN sobre el RIGI va en la misma línea que la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM), que  remarcó que la ley es fundamental para que se concreten las inversiones.

"Argentina tiene en carpeta una serie de grandes proyectos mineros que se encuentran en compás de espera desde hace varios años -fundamentalmente por cuestiones macroeconómicas- que serían capaces de impulsar el crecimiento económico y laboral. Nos referimos a yacimientos de cobre, litio, oro y plata, entre otros, que permitirían triplicar las exportaciones minerales nacionales", sostuvo la CAEM.

Tomando solo los proyectos más avanzados, la industria minera estima hacia el 2030 inversiones cercanas a los 25.000 millones de dólares.

Para la CAEM el RIGI permite alcanzar la competitividad nacional y contar con un plan de largo plazo. "La cadena de valor es parte indiscutible de la industria minera. De hecho, interactuamos con proveedores de todo el país que vienen trabajando con la industria minera de una manera eficiente y satisfactoria", destacó.

La actualidad de la industria minera hoy muestra distintos escenarios: el litio avanzando con proyectos en pleno desarrollo con una fuerte participación de proveedores locales, el del cobre, donde se encuentra demorado el inicio de la construcción de proyectos de envergadura, sumado a que los yacimientos de oro y plata actualmente en producción (que representan el 70% de las exportaciones nacionales) que se encuentran mayormente en fase de declive productivo sin que se vislumbre un relevo en el corto plazo, lo que genera gran preocupación para los proveedores mineros, que verán achicado su mercado si no se toman medidas.

"Sabemos que el RIGI traerá desarrollo y crecimiento a los proveedores. Solo la puesta en marcha de nuevos proyectos permitirá el desarrollo de nuevos proveedores", aseguraron desde el sector.

Te puede interesar
Últimas noticias